Viernes 27 de Noviembre de 2020   |   Un día como hoy...

Partido de Florentino Ameghino | Buenos Aires

  Home

Contacto



Portada | Información General | Policiales | Opinión | Cultura y Educación | Deportes | Provincia | Sociedad

27-07-2020 - HISTORIAS
La gran vuelta de Ameghino


Con un poco de verdad y un poco de fantasía, los hermanos Bas fueron protagonistas de una linda historia de Juan Mansilla.

Por Juan Mansilla.

Aquella mañana de domingo, los gallos no paraban de cantar, las plantas de la plaza estaban llenas de naranjas, las calles del centro amanecieron cortadas con cintas de seguridad, el sol radiante y sin ninguna nube a su alrededor pronosticaban una jornada de mucha emoción y sorpresa en Ameghino.

Poco a poco iban llegando los ciclistas de distintos puntos del noroeste de la provincia de Buenos Aires. Los "hermanos Bas", Hugo y Roberto, ponían a punto sus bicis de carrera en el taller de su papá. El "gordo" Ledesma arrancaba temprano la transmisión por la radio circuito cerrado, apostado en la plaza sobre la calle 30, lugar de largada de la gran vuelta de Ameghino.

Los vecinos del pueblo iban uno a uno ocupando los mejores lugares. Nadie quería dar ventajas y estar cerca de la llegada, la intersección de las calle 5 y 30, la esquina del club sarmiento y lo de "Etchecoin", parada de la vieja empresa de transportes el Rojas.

Unos minutos antes de la largada, tipo 10 de la mañana, para el asombro de todos, incluso para el mismo "gordo" Ledesma que transmitía en vivo y que dicha transmisión se repetía por unos altos parlantes, ubicados en cada una de las esquinas del pueblo, un gaucho en una bicicleta de ruedas fina, luz a dinamo y un delgado marco transitaba por la recta final y detuvo su marcha en el medio de la calle frente al viejo boliche "La Cancha".

El "pavito" bajó tranquilo y sin apuro de la bicicleta. Miró para un lado, para el otro. Acomodó el sombrero, ajustó el pañuelo rojo al cuello, subió las bombachas, acomodó su poncho sobre sus hombros y se metió en el boliche sin importarle las miradas atónitas de los espectadores que esperaban la largada de la carrera.

Los "hermanos Bas" se miraron sin encontrar explicación, el resto de los competidores, que no conocían al tal "pavito" no entendieron nada, estaban listos para la largada que se atrasó unos minutos por lo sucedido, el "gordo" Ledesma hizo un minuto de silencio sin poder encontrar palabras para describir lo acontecido a sus oyentes.

-¡si señores está todo listo y bajo control, acá no ha pasado nada, los competidores ya están en sus respectivos lugares a la espera de la señal de largada"- El "gordo" siguió la transmisión como pudo, mandó una tanda publicitaria y respiró profundo.

El comisario deportivo, emparchado el inconveniente, bajó la bandera y los ciclistas empezaron el recorrido de las veinte vueltas.

Los competidores salieron por la calle 30 hasta la calle 1, pasando por la casa "Gomara", después doblaban por la calle 32, la de "Los Amigos", hasta la calle 11 para empalmar de nuevo por la calle 30, pasando por la comisaria, el Banco Provincia y la Casa Santos. Veinte veces sin parar, finalizando en la 5 y 30.

Los "hermanos Bas", Hugo y Roberto, tomaron la punta desde el inicio de la carrera, seguidos por un pelotón de más de 40 competidores, que venían de pueblos vecinos. Si ganaban ese domingo ambos estarían en lo más alto de la tabla de posiciones.

Sin importarle la carrera, el "pavito" seguía estaqueado en la vieja barra del boliche de Rubén, con una botella de vino y un sifón de soda sobre el mostrador, con unos palitos y aceitunas, con el sombrero y el pañuelo alineados, eso como siempre.

El "gordo" Ledesma, en tanto, le imprimía pasión a su transmisión y hacia que muchos vecinos que no habían asistido a la cita siguieran la carrera con nervios y los dientes apretados detrás del receptor radial.

-¡Ahí van los hermanos, inalcanzables, recorriendo la última vuelta para gritar otra vez en su pago la victoria y escalar a lo más alto de las posiciones del campeonato! Relataba el "gordo", micrófono en mano, mientras sostenía unos auriculares gigantes de color negro con su mano izquierda y los "hermanos Bas" pasaban a toda velocidad seguidos muy de cerca por un pelotón de seis competidores.

Faltaban sólo tres cuadras finales. Los hermanos venían pegaditos, codo con codo, pero a solo dos metros, los seis competidores que lo escoltaban no le perdían pisadas y querían arrebatarle el triunfo en los últimos metros de competición.

En eso, se abrió la puerta del viejo boliche y salió el "pavito". Sin saber muy bien para donde arrancar y algo encandilado con el sol que pegaba fuerte en toda la pampa esa mañana. Sin rumbo, no tuvo mejor idea que cruzar la calle 30, por donde iba a pasar el pelotón rumbo a la recta final, a paso desigual y como esquivando cuevas de peludo, casi perdiendo el equilibrio.

-¡Pavito salí de ahí! Le gritaron desde la muchedumbre, mientras los competidores venían a toda velocidad sin posibilidad de frenar.

El pavito quedó enclavado en el medio de la calle, a unos metros de la llegada. Con el sombrero apuntando el firmamento, las brazos abiertos como queriendo abrazar a los ciclistas y el poncho en el suelo en señal de no saber dónde y cómo estaba en ese lugar.

-¡Abrite pa la izquierda! Le alcanzó a gritar Roberto a su hermano Hugo, sin perder ritmo de aceleración, con el objetivo de pasar al "pavito" uno por el lado izquierdo y el otro por la derecha y no terminar en el piso.

El "pavito" sintió una leve briza en ambas mejillas para que segundos más tarde amontonara con sus brazos abiertos al resto del pelotón en el medio de la calle, uno a uno cayeron los ciclistas arriba del "pavito" sin encontrar explicación alguna.

Mientras tanto, el "gordo" Ledesma finalizaba aquella transmisión parado arriba de la mesa de trabajo, casi a punto de un infarto, gritando por el viejo micrófono: "¡Sí. Sí. Sí. Ganaron una vez más la vuelta de Ameghino los hermanos Bas!".







Editor propietario Diego A. Falcinelli / B° Obrero C. 46 - (6070) Lincoln - Bs. As.
Tel. 02355-15456819 / 15472401 / lamarcadelincoln@yahoo.com.ar
Edición N° 3777 - Registro de Propiedad Intelectual: 5314522 - N° de Registro DNDA: en trámite